No te fíes de los descolgados

2do encierro Sanfermines 2016

Fotografia Luis Azanza

Correr detrás de los toros, no es sinónimo de seguridad. Tampoco el hacerse a un lado en el recorrido cuando crees que ya han pasado. Hace falta un encierro como hoy, con unos Cebada Gago que han jugado a ser vaquillas, parando, arrancando, queriendo regresar a los corralillos durante 5 minutos y 45 segundos. Y dejando 6 corneados.

El comienzo veloz no hacía prever el caos y la locura que iba a desatarse. Un toro castaño se adelantaba a los cabestros y parecía que en su prisa por llegar no veía ni corredores, no oía sus gritos. La torada le seguía a algunos metros, compacta, en perfecta formación.

Y sin embargo, de reperente ha sido como si los animales se percatasen que estaban rodeados, que no corrían, como en sus entrenamientos previos, en la soledad del campo. Para unos, como el vivaz pelirrojo que abría la carrera, fue el resbalar, para otros el cruzar la mirada con esos bultos que se habían detenido para verlos pasar cuando la Plaza del Ayuntamiento se convierte en Mercaderes.

Lo que siguió fueron eternos minutos de toros que iban y venían, que tropezaban, que incluso llegaban a pegarse un topetazo en el testuz cada uno en diferente dirección. El resultado seis heridos por asta, cuando podían haber sido muchísimos más. Porque estos Cebada con alma de vaquilla voltearon corredores, les sorprendieron cuando pensaban que el riesgo había pasado, empujaron con fuerza contra el vallado, pero no se ensañaron. Si no, la tragedia hubiera estado garantizada.

Pase lo que pase, incluso los cabestros de cola, es importante recordar que el peligro no ha terminado hasta que se escuchan los dos cohetes que marcan que todos, absolutamente todos, ya están dentro del toril. Porque lo improbable no es imposible, cuando estas hermosas bestias recorren las calles.

no images were found

Tramo del Callejon Fotografía Luis Azanza

no images were found

Tramo del Santo Domingo Mercaderes  Fotografía Berta Bernarte

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *