Quedaba uno

Fotografía Luis Azanza

Casi un déjà vu. Ha sido la segunda vez que los de Escolar han corrido el encierro. Y de nuevo un toro ha decidido que no le veía mucho sentido y prefería volver al corral. Finalmente ha realizado el recorrido pillando despistados a muchos corredores. Quizá porque no entendían el creciente murmullo que se elevaba de balcones y vallado. ¿Queda uno? QUEDA UNO.

La confusión ha durado unos instantes que, en tiempo de encierro, supone una eternidad. Ha interrumpido saludos, comentarios y abrazos tan comunes sobre los adoquines tras el paso de los toros.

Luego lanzado, mirando nervioso a los lados y derrotando peligrosamente, ha corneado dos veces y volteado por los aires a un corredor en el tramo que une Santo Domingo con Ayuntamiento. Más tarde también ha habido pinchazo en Espoz y Mina.

El balance podría haber sido más duro, ya que se ha pegado al vallado en Ayuntamiento. Por suerte la mayoría se había refugiado al otro lado.

De nuevo en el fragor de la carrera a quien está en el recorrido le es imposible contar. Por eso, como en tantas cosas en la vida, está muy bien mirar hacia delante, pero no está de más lanzar un ojo hacia atrás.

no images were found

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *