Levántate y corre

Fotografia Luis Azanza

En el encierro lo principal es poder levantarse. Para llegar a tiempo con la adrenalina como desayuno. Para comprobar que todo está en su sitio tras haber sido arrollado. Para, si eres un Jandilla, terminar el recorrido, entrar en la calma del chiquero y el calor de los hermanos.

Este año los toros están resultando más veloces que los cabestros, lo que siempre es una gran noticia para los que gustan de las buenas carreras. Eso si, el galope feroz hace que ponerse delante de las astas requiera forma, entrenamiento y tanto saber caer, como levantarse bien.

Hoy los Jandilla iban lanzados, apartando y empujando, hasta que ya en el callejón dos toros se han resbalado y chocado entre ellos. Uno ha conseguido continuar su recorrido por sus propios medios. El otro, tumbado sobre el costado y estirando las patas, no lograba recuperar la verticalidad.

Como tantas otras veces, mozos y pastores han acudido en socorro del caído, sea persona o animal. Han ayudado al enorme bicho a incorporarse y a continuar.

Tras ese breve impass el encierro, se ha completado. Limpio, rápido y sin cornadas. Bonita forma de empezar el lunes.

Tramo Santo Domingo

no images were found

Fotografias Berta Bernarte

Tramo Callejón

no images were found

Fotografias Luis Azanza

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *