Hasta la vista

Fotografías Luis Azanza

Con el Pobre de mi se termina Sanfermín, una despedida a las emociones y los encuentros que cada año generan las fiestas.

Tras Pobre de mi, estadounidenses se reúnen detrás del Ayuntamiento, donde se encontraba casa Marceliano, mítica taberna frecuentada por Hemingway. Se despiden y lloran por la fiesta que se acaba y  los amigos los perdidos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *