Category Archives: Sanfermin 2015

Más agua

no images were found

Fotos Luis Azanza

La fiesta tiene sus actos, sus tradiciones para que cada uno beba su momento o lo deje pasar. Y mientras otros duermen, lo disfrute a pleno sol con alegría, con emoción, hasta con lágrimas. O lo atraviese a duras penas salvando un paquete de churros entre las manos. Como un río que discurre en apariencia igual pero siempre diferente.

Jandilla en primera persona

Fotos: Luis Azanza, José Luis Ollo y Berta Bernarte. Texto: Berta Bernarte

Fastuoso sin ser un bicho descomunal, tiene ese punto de músculo y fibra que tanto gusta en los gimnasios. Algo que haciendo gala de su apellido le convertía, abriendo la torada, en un peligro con cuatro pezuñas que golpeaban con fuerza el pavimento y se abrían paso a velocidad de vértigo. El resto de sus hermanos y primos tampoco lo desmerecían.

Por eso, apenas inaugurado el primer encierro de 2015, en una ciudad envuelta por el vaho húmedo y caliente de un largo día-noche de diversión, se ha producido el encuentro entre cuerno y carne. Como si los Jandilla quisieran decir, aquí estamos, hemos llegado, nosotros somos este año los primeros en todo. En la carrera enloquecida del primer tramo, en girar al final de Ayuntamiento, en arrastrar y voltear, en crear peligro extremo en la curva de Mercaderes, en barrer Estafeta… hasta el final.

En sus pieles no todos lucían la estrella que marca su apellido. Dos de los morlacos llevaban la T de la ganadería Vegahermosa, criados juntos en la misma finca y bajo el mismo sol.  Qué más da.

Mascada o no idéntica hierba, para Pamplona y su imaginario colectivo todos compartían leyenda. Nunca te fíes de un Jandilla, porque en cuanto puede ya se sabe…

Encierro dia 7 aloa films from Aloa films on Vimeo.

no images were found

Ola de clamor

 

© Fotografias: Luis Azanza 2105

Este verano quema. Soplan aires de sudor y fuego. Pero, como cada 6 de julio a las 12 en punto cuando la fiesta estalla, un escalofrío recorre tantas espaldas, tiemblan hasta las entrañas y se produce una gran ola: la de miles y miles de voces gritando: Viva San Fermín! Gora San Fermín!


Luego la vida, hecha vino y agua, se lanza a las calles refrescando, sanando heridas, multiplicando abrazos, haciendo olvidar el cansancio de lo cotidiano, como un río feliz que brota de todas partes. Salpicando de fiesta.

no images were found